Lo que necesitas saber sobre las cookies antes que desaparezcan

marketing

23/07/2021

Las cookies han pasado a ser unos de los temas más hablados en marketing digital. Desde el años pasado, han causado una gran polémica sobre la información que contiene sobre los usuarios y sobre los términos que aceptan sin saber. No obstante, siempre hay que mirar las dos caras de la moneda. 

En este post vamos a indagar en las características principales de estos datos informáticos que tanta discusión están generando. 

¿Qué son las cookies?

En esencia una cookie es un archivo de datos creado por una página web para enviarse entre un emisor y un receptor. 

De hecho, Google define las cookies como los archivos que crean los sitios que visitas. Guardan información de la navegación para hacer que tu experiencia en línea sea más sencilla.  

En líneas generales sirven para recordar nuestro comportamiento cuando andamos en un sitio web, de esta manera la tecnología puede detectar nuestros gustos e intereses y así ofrecernos contenido o soluciones más interesantes para nosotros. Por ejemplo, pueden recordar tu idioma preferido, los anuncios que te gustan y mucho más.

 ¿Cómo funcionan?

Cuando visitas por primera vez un sitio web este almacena datos en tu ordenador o disco duro, así cuando lo vuelves a visitar ya sabe cierta información sobre ti y tus preferencias.

 Una de las dudas más frecuentes es ¿Qué tipo de datos saben sobre mi? Dependendiendo del caso puede saber sobre ti las siguientes cosas: 

  • Dirección y contraseña del correo electrónico
  • Número de teléfono
  • Dirección IP
  • Sistema operativo
  • Navegador
  • Páginas y links que visitamos anteriormente. 

Otro aspecto es que también ayudan a mantener sesiones abiertas, así no tienes que ingresar tus datos cada vez que entras en las plataformas que abres diariamente, ya sea un e-commerce o una red social.  

Un poco de su historia… 

Las cookies siempre existieron en las páginas web. De hecho la primera vez que se habló de esto fue en 1994 cuando Lou Montuilli, un desarrollador de Netscape Communications necesitaba encontrar la mejor forma para que los usuarios de un e-commerce pudieran mantener el carrito de compras a lo largo de la navegación.

Ahí fue cuando se le ocurrió la solución de generar un archivo que se almacena dentro del ordenador, de manera de optimizar los recursos del servidor y facilitar la experiencia del usuario. Como la idea funcionó, se siguió aplicando en página web, y en 1995 se utilizaba en Internet Explorer. 

No obstante, la primera polémica se generó 1996 con una publicación de The Financial Times donde abría la conversación sobre la privacidad en el web, ya que las cookies se aceptaban por default. 

Ahora con el crecimiento de los datos de terceros, las redes sociales, se vuelve a abrir el debate sobre la seguridad y la privacidad de la información de los usuarios. Tanto así, que Google ya anunció el fin de las cookies de terceros

¿Qué tipos de cookies utiliza Google?

Google también es muy reconocido por tener su propio rastreo de datos del usuario, incluso las divide en varias categorías según su finalidad. Estas son: 

  • De funcionalidad: se encargan de mejorar la manera en la los usuarios interactúan con los servicios durante su navegación, por ejemplo, sus preferencias de idioma y de mantener abierta su sesión.
  • De seguridad: reconocen y autentican la identidad del usuario, previniendolos del fraude. 
  • De analíticas: recogen datos para entender con profundidad el comportamiento de los cibernautas dentro de los servicios. 
  • De publicidad: sirven para principalmente personalizar anuncios, de acuerdo a las cantidad que se ven y su eficacia. 
  • De personalización:busca mostrar funciones y contenido 100% personalizados. 

La pregunta del millón ¿Las cookies nos espían?

A pesar de que esta se está convirtiendo en una idea muy común, la verdad es que es falsa. Las cookies no nos están espiando. De hecho, la mayoría de la información que nos pide está desarrollada para mejorar nuestra experiencia y precisamente proteger nuestra privacidad. 

Gracias a las cookies cuando iniciamos sesión desde un dispositivo diferente podemos recibir mensajes que nos avisan de un movimiento sospechoso. 

¿Entonces cuál es el problema con ellas? Recaen en los datos de terciarios, que es prácticamente cuando parte de estos datos son “vendidas” a otras empresas con fines puramente comerciales y publicitarios.  De todas maneras, el usuario siempre tiene la oportunidad de rechazar las cookies y de configurar la información que pueden detectar de él. 

Si bien estas nuevas políticas van a afectar la manera de hacer marketing, siempre es necesario contar con el conocimiento de otras tecnologías, como de inteligencia artificial y programática para afrontar este cambio en el futuro.  

En GhFly trabajamos bajos los principios de innovación y performance para generar los mejores resultados a nuestras marcas, incluso en tiempos de constantes cambios. 

¿Te interesa aplicar nuestras estrategias? Contacta a uno de nuestros especialistas aquí.